Mediante programa agrícola, adolescentes infractores de Juárez se reinsertan a la sociedad

Cerca de cinco toneladas de frutas, verduras y legumbres fue el resultado de la siembra 2019 que obtuvo un grupo de  jóvenes que se encuentra en el Centro de Reinserción Social para Adolescentes Infractores en Ciudad Juárez, dentro del programa modelo de cultivos orgánicos.

En este innovador programa promovido por la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, un equipo multidisciplinario de especialistas enfatiza, promueve y concientiza a los jóvenes sobre la importancia de conocer el proceso de siembra y cuidado de diversos cultivos que sirven para el consumo humano y favorecen al sano crecimiento.

En el Cersai de Ciudad Juárez, seis adolescentes iniciaron con la siembra  de tomate y pepino; posteriormente en marzo, abril y mayo, plantaron  sandía, melón, calabaza, manzana, durazno, así como ajo, hierbas de olor tales como hierbabuena y albaca, obteniendo cerca de cinco toneladas de alimentos.

“Nos enfocamos en los ciclos de cultivo, aquí los jóvenes aprenden desde cómo se prepara la tierra para la siembra y todo el ciclo hasta la cosecha, este es el tercer año y hemos visto un gran cambio en los participantes; ellos están más humanizados porque trabajan con seres vivos, algunos de ellos jamás habían visto una planta de sandía o pepino” destacó uno de los responsables del programa.

Para el cultivo de los alimentos se utilizan dos técnicas, ya sea por riego electrónico por goteo (hidroponía) o agua rodada; en ambos casos, los adolescentes son supervisados por el área laboral quienes se encargan de la adquisición de las semillas o los productos necesarios para la siembra, ya que este programa es totalmente autosustentable gracias a la comercialización de los alimentos a través del Patronato para la Reincorporación Social.

De acuerdo con los especialistas, en agosto se cosechan los últimos cultivos, en esta ocasión la manzana –a pesar del clima desértico- será el último alimento y posteriormente, se inicia con la fumigación, limpieza, preparación de la tierra  y todo lo necesario para iniciar la próxima temporada.

Estos adolescentes laboran desde las 9:00 de la mañana y finalizan a las 12:00, es un tiempo en el que tienen diversas responsabilidades, como regar, y en su caso, cosechar lo que ya esté listo para su comercialización.

“La agricultura les ayuda a ver de una manera distinta de ver la vida, les enseña el verdadero trabajo, de manera individual hemos visto que sus niveles de estrés se reducen por el contacto con la naturaleza y les enseña a tener paciencia” destacó el titular del área laboral.

 

Comparte en las redes sociales...

You May Also Like